lupa

¿Has participado en alguna sesión de chemsex?

El término anglosajón ‘chemsex’ surge de la fusión de las palabras chems (‘chemicals’, es decir, drogas) y sex (sexo). Hace alusión a un tipo de consumo sexualizado de sustancias vinculado a la cultura sexual gay.

Lo practican principalmente hombres que tienen sexo con otros hombres y tiene lugar sobre todo en casas particulares, aunque también en saunas, hoteles, clubes de sexo, locales privados o zonas de cruising, entre otros.

El chemsex se caracteriza por el uso de drogas con fines sexuales durante largas sesiones que pueden prolongarse horas o días. Es habitual el policonsumo. Las sesiones pueden ser en pareja (estable u ocasional), en trío o en grupo. También hay quien lo practica en solitario.

El chemsex es un fenómeno urbano relativamente reciente y cada vez más practicado, y uno de los principales focos de nuevas infecciones. La encuesta europea EMIS 2017 revela que un 14% de los HSH ha usado drogas estimulantes para que el sexo sea más intenso o prolongado.

Si has practicado alguna sesión de chemsex es posible que te hayas expuesto a situaciones de riesgo en materia de enfermedades infecciosas como el VIH, además de otros riesgos físicos y psicológicos.

Chemsex y enfermedades infecciosas

En el contexto del chemsex es habitual que se practique sexo sin condón con diferentes parejas sexuales. Esto aumenta el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual (ITS) como el VIH y la hepatitis C.

Además, el consumo de determinadas drogas puede afectarla percepción del riesgo, alterando tu capacidad para proteger la propia salud o la de los demás.

Aunque recibas un tratamiento efectivo para eliminar la hepatitis C, puedes volver a contraer el virus si mantienes prácticas sexuales de riesgo, y muy especialmente con el uso inyectado de drogas, conocido en este contexto como ‘slamming’.

Las drogas y el tratamiento antirretroviral

Algunos de los tratamientos para el VIH pueden interaccionar con ciertas drogas utilizadas en el chemsex. Pueden modificar la manera en que se metabolizan en tu cuerpo y aumentar la concentración de las drogas en el organismo y, por tanto, su toxicidad, lo que puede producir potencialmente una sobredosis. Es importante que consultes con tu médico.

Sobredosis, suicidios, adicciones

El chemsex está asociado a sobredosis, suicidios, adicciones, problemas de salud mental o agresiones sexuales. Puede, además, tener un fuerte impacto en tu salud y bienestar sexual.

Está demostrado que también tiene un impacto negativo en el rendimiento profesional o académico, en la vida social y afectiva, así como desencadenar o potenciar problemas legales y económicos.

Cada sustancia y cada vía de consumo presentan riesgos diferentes. Por ejemplo, una incorrecta técnica de inyección puede resultarte dolorosa y desencadenar infecciones y abscesos en tu cuerpo. Si haces un consumo combinando de sustancias de varios tipos, los efectos resultan aún más impredecibles.

Cuanto más frecuentes y constantes sean tus prácticas de chemsex, más probable es que se presenten efectos no deseados, consumos problemáticos y adicción. Y si previamente has tenido problemas de salud mental o de adicciones, puede aumentar tus riesgos.

Apoyo profesional

Si practicas chemsex, puedes necesitar atención por parte de diferentes tipos de profesionales y servicios (adicciones, salud sexual, salud mental, etc.). Hazte pruebas de ITS cada tres meses. Estas pruebas se realizan en los centros de ITS.

También puedes necesitar atención sobre adicciones relacionadas con el consumo de sustancias o con el comportamiento. Acude en ese caso a los centros de adicciones.

En el caso del chemsex, con frecuencia, las demandas de información o de atención se dirigen a las organizaciones comunitarias LGTBQ+ o las de VIH, algunas de las cuales tienen servicios de atención psico-social especializados.

En un caso de cuadro grave de salud mental, acude a un servicio de urgencias hospitalarias

Chemsex en 15 preguntas

  • ¿Qué quiere decir? Chemsex, de origen británico, surge de la fusión de las palabras chems (derivada del inglés chemicals, como alusión a las drogas) y sex (sexo).
  • ¿Cómo se conoce también? En España se utilizan términos de argot como chill, sesión, colocón, fiesta, vicio, etc.
  • ¿Qué es? Sesiones en las que se consumen drogas con fines sexuales. Estos encuentros dan lugar a largas sesiones de sexo que pueden durar horas o incluso días.
  • ¿Cómo tienen lugar? Pueden ser uno a uno (con una pareja sexual ocasional o con una pareja estable); en trío o sexo grupal; pero también en solitario, visionando material pornográfico o interaccionando con otros consumidores a través, por ejemplo, de cámaras web.
  • ¿Quiénes lo practican? Se da principalmente entre hombres gais, bisexuales y hombres que tienen sexo con otros hombres.
  • ¿Dónde? Lo más habitual es en casas particulares, pero también en lugares para público gay como saunas, clubs de sexo, hoteles, fiestas en locales privados, locales con cuartos oscuros, festivales que disponen de áreas designadas para tener sexo, zonas de ‘cruising’ o encuentros sexuales al aire libre.
  • ¿Vale cualquier droga y cualquier contexto sexual? No. El chemsex hace referencia a un tipo de consumo de drogas y patrón de comportamiento sexual concreto, vinculado a la cultura sexual gay.
  • ¿Qué tipo de drogas se usan? Entre las sustancias más comunes se encuentran: GHB/GBL, mefedrona (y otras catinonas), cocaína, poppers, metanfetamina, ketamina, speed, éxtasis/MDMA y fármacos para favorecer la erección. Es muy habitual el policonsumo, es decir consumir varias sustancias en una misma sesión. Las sustancias utilizadas pueden variar de una a otra ciudad y cambiar a lo largo del tiempo.
  • ¿Por qué vías se consume? Pueden ser muy variadas: oral, esnifada, inhalada, fumada, rectal, intravenosa, intramuscular… El consumo inyectado es minoritario, pero es el que mayor riesgo tiene para la salud. Es conocido ‘slam’o ‘slamming’.
  • ¿Qué efectos tienen estas drogas? Los efectos de algunas de estas sustancias pueden hacer que la persona se sienta completamente excitada, eufórica y desinhibida. Pueden presentarse dificultades para establecer límites, rechazar parejas sexuales o abandonar la propia sesión sexual. En ocasiones, se generan dinámicas que conducen a prácticas (sexuales y de consumo) de alto riesgo, así como a juegos sexuales extremos.
  • ¿Produce adicción? Algunas de las sustancias utilizadas, como la cocaína y la metanfetamina, tienen una gran capacidad para producir adicción. Hay sustancias que pueden producir adicción de carácter físico, psicológico o de ambos tipos.
  • ¿Por qué con drogas? No existe un único motivo, sino que se trata de una suma de razones: excitación, desinhibición, sensación de confianza o seguridad… Pero también para realizar juegos o fantasías sexuales, para reducir el potencial dolor de prácticas extremas como el ‘fisting’ (penetración anal con la mano), para experimentar, por tener una sensación de pertenencia a un grupo o como válvula de escape para canalizar el dolor de emociones difíciles de manejar, como por ejemplo el estigma asociado a la infección por el VIH o la sensación de soledad.
  • ¿Existen riesgos físicos? En el contexto del chemsex, es habitual que se practique sexo sin condón con diferentes parejas sexuales. Esto aumenta tu riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual (ITS), VIH o hepatitis C. El chemsex también está asociado a sobredosis, suicidios, adicciones, problemas afectivos, de relación o de salud mental, agresiones sexuales y puede, además, tener un fuerte impacto en tu salud y bienestar sexual.
  • ¿Está muy extendido en España? Se trata de un fenómeno urbano, más frecuente en grandes ciudades como Barcelona y Madrid. También en destinos turísticos populares entre el colectivo gay, como Torremolinos, Maspalomas, Sitges, Ibiza o Valencia, entre otros.
  • ¿Dónde conseguir más información? Existen diferentes materiales de información y prevención relacionados con el chemsex, la mayoría enfocados desde la perspectiva de la reducción de riesgos asociados al mismo.

Te puede interesar

Referencias y Bibliografía

¿Crees que puedes tener VIH?

PREGUNTAS CON RESPUESTA

Actualidad

VIHpedia