lupa

¿Cuáles son los síntomas del VIH?

La mayoría de las personas infectadas por el VIH no sabe que han contraído el virus.

Por lo general, la infección por el VIH no causa ningún síntoma. Pero, aún sin síntomas, una persona que acaba de contraer el virus puede transmitirlo a otra persona. Para saber si se ha contraído el VIH, hay que realizarse una prueba de VIH.

No puedes confiar en los síntomas para saber si tienes el VIH, ya que no todas las personas tienen los mismos síntomas: Depende de cada uno y de la etapa en la que se encuentre la infección. Se pueden diferenciar 3 fases:

1
Infección primaria

Se da en las primeras semanas de la infección y se suele llamar Infección primaria (VIH agudo)

Algunas personas infectadas por el VIH pueden sentir algo similar a la gripe de 2 a 4 semanas después de que el virus entre en el cuerpo. Esta es la respuesta natural del cuerpo a la infección por el VIH. Se trata de la infección primaria (aguda) del VIH, que puede durar unas pocas semanas y algunos de sus posibles síntomas son:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular y articular
  • Sarpullidos
  • Dolor de garganta
  • Úlceras en la boca
  • Ganglios linfáticos inflamados, principalmente en el cuello
  • Diarrea
  • Pérdida de peso
  • Tos
  • Sudores nocturnos
  • Fatiga

Muchas veces, estos síntomas son tan leves que pasan desapercibidos. Incluso pueden aparecer y desaparecer. Sin embargo, la cantidad de virus en el torrente sanguíneo (carga viral) es bastante alta en este momento y la infección se propaga por tu cuerpo más fácilmente que en etapas posteriores. Además, aunque no tengas síntomas, puedes transmitir el VIH a otras personas.

Por eso es muy importante hacerse la prueba y conocer tu situación serológica (en especial si has tenido sexo sin protección o has compartido agujas), porque, de esta manera, tienes la opción de acudir al especialista y comenzar el tratamiento. Si lo tomas de manera adecuada, alcanzarás una carga viral indetectable, podrás vivir una vida larga y saludable como las personas que no tienen VIH y no transmitirás el VIH.

2
Infección crónica por VIH

Se da tras las primeras semanas de la infección y se llama Infección crónica por VIH

Si la infección no se trata, el VIH se sigue multiplicando por tu cuerpo, aunque a un ritmo mucho más bajo, y va debilitando poco a poco tu sistema inmunitario. Lo habitual en esta fase es que las personas no presenten ningún síntoma, ni se sientan enfermas. Algunos, en especial las personas usuarias de drogas inyectables, pueden tener una cifra baja de plaquetas; y una parte de los pacientes puede presentar alteraciones del sistema nervioso central o periférico.

A medida que el virus continúa multiplicándose y destruyendo cada vez más células inmunológicas, puedes desarrollar infecciones leves o signos y síntomas crónicos como los siguientes:

  • Fiebre
  • Fatiga
  • Ganglios linfáticos inflamados: a menudo, uno de los primeros signos de la infección por el VIH
  • Diarrea
  • Pérdida de peso
  • Candidosis vaginal oral (candidiasis)
  • Herpes (herpes zóster)
  • Neumonía

Las personas con VIH sin tratamiento pueden estar en esta situación durante 10 o 15 años (aunque en algunas ocasiones el deterioro es mucho más rápido), pero las consecuencias en tu cuerpo pueden llegar a un punto de no retorno. Además, aunque no tengas síntomas, puedes transmitir el VIH a tus parejas en tus relaciones sexuales.

Por eso es muy importante hacerse la prueba cuanto antes y conocer tu situación serológica (en especial si has tenido sexo sin protección o has compartido agujas), porque, de esta manera, tienes la opción de acudir al especialista y comenzar el tratamiento. Si lo tomas de manera adecuada, alcanzarás una carga viral indetectable, podrás vivir una vida larga y saludable como las personas que no tienen VIH y no transmitirás el VIH.

3
SIDA

Con el paso del tiempo, y si no estás en tratamiento contra el VIH, o no lo tomas adecuadamente, el virus interfiere en el sistema inmunológico de tu cuerpo, hasta el punto de que le impide actuar contra otras infecciones o enfermedades. Es entonces cuando la infección pasa a llamarse síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida). Esta es la última etapa de la infección por VIH.

Los síntomas del sida pueden incluir:

  • Aftas (una capa espesa y blanca) en tu lengua o boca, causadas por una infección por hongos que algunas veces está acompañado por dolor en la garganta
  • Infecciones vaginales por hongos graves o que suceden a menudo
  • Enfermedad pélvica inflamatoria crónica
  • Infecciones severas y frecuentes
  • Cansancio extremo e inexplicable que puede estar acompañado de dolores de cabeza, aturdimiento y/o mareo.
  • Perder peso rápidamente
  • Que te salgan hematomas (moretones) más fácilmente de lo normal
  • Diarrea frecuente por largos periodos
  • Sudores nocturnos y/o fiebres frecuentes
  • Glándulas inflamadas (con hinchazón) o duras en tu garganta, axilas o ingle
  • Tos seca, profunda y persistente
  • Dificultad para respirar
  • Bultos decolorados o de color violeta en tu piel o boca
  • Sangrado inexplicable en tus bultos, en tu boca, nariz, ano o vagina, o en cualquier abertura (orificio) del cuerpo
  • Sarpullidos en la piel frecuentes e inusuales
  • Adormecimiento severo (fuerte) de tus manos o pies, pérdida del control de tus músculos y reflejos, parálisis (no poderte mover) y pérdida de fuerza muscular
  • Confusión, cambios en tu personalidad o disminución de tus habilidades mentales

Además, cada uno de estos síntomas también puede estar relacionado con otras enfermedades. Muchos de los síntomas y enfermedades graves derivados del VIH proceden de las llamadas infecciones oportunistas (neumonía por Pneumocystis carinii, tuberculosis, infecciones por hongos y virus), los tumores malignos (sarcoma de Kaposi, linfomas de Hodgkin o no hodgkinianos, cáncer de cuello uterino y de la región ano-rectal); y los trastornos neurológicos.

 
Síntomas por VIH en mujeres

Como sucede con muchas infecciones de transmisión sexual (ITS), los síntomas en las mujeres son similares a los síntomas que tienen las personas de cualquier género. Los síntomas iniciales o durante la infección crónica no difieren. En la etapa del sida, los síntomas en las mujeres incluyen:

  • Aftas (una capa espesa y blanca) en tu lengua o boca, causadas por una infección por hongos que algunas veces está acompañado por dolor en la garganta
  • Infecciones vaginales por hongos graves o que suceden a menudo
  • Enfermedad pélvica inflamatoria crónica
  • Infecciones severas y frecuentes
  • Cansancio extremo e inexplicable que puede estar acompañado de dolores de cabeza, aturdimiento y/o mareo.
  • Perder peso rápidamente
  • Que te salgan hematomas (moretones) más fácilmente de lo normal
  • Diarrea frecuente por largos periodos
  • Sudores nocturnos y/o fiebres frecuentes
  • Glándulas inflamadas (con hinchazón) o duras en tu garganta, axilas o ingle
  • Tos seca, profunda y persistente
  • Dificultad para respirar
  • Bultos decolorados o de color violeta en tu piel o boca
  • Sangrado inexplicable en tus bultos, en tu boca, nariz, ano o vagina, o en cualquier abertura (orificio) del cuerpo
  • Sarpullidos en la piel frecuentes e inusuales
  • Adormecimiento severo (fuerte) de tus manos o pies, pérdida del control de tus músculos y reflejos, parálisis (no poderte mover) y pérdida de fuerza muscular
  • Confusión, cambios en tu personalidad o disminución de tus habilidades mentales

Prepara tu consulta

¿Tienes consulta con tu médico? Si quieres que sea lo más útil posible, ¡prepárala bien! Aquí tienes algunas pautas para preparar tu consulta.

Referencias y Bibliografía

¿Crees que puedes tener VIH?

PREGUNTAS CON RESPUESTA

Actualidad

VIHpedia